Blog de un aficionado al vino. Un paseo simple a través de mis aficiones, un punto de vista personal en un instante determinado. Siempre dispuesto a aprender, disfrutar y compartir.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

París: Le Lapin Blanc, Coinstot Vino, Le Clown, Biondi, Le Chateaubriand...



Más de 350 locales donde optar por el vino natural, y de ellos, más de 200 dedicados exclusivamente a este vino sin aditivos. Sí, hablamos de París.

Proseguimos nuestro recorrido:

Le Lapin Blanc (20ème arrondissement)

En el 20º distrito, en la rue Ménilmontant, se localiza este bistrot dirigido por Claire y Gaelle. Cocina casera y vinos naturales. Nos acercamos con gusto para saborear su menú, formule midi, entrée+plat, plat+dessert o los tres platos, nuestro caso siempre. Agradable lugar, precio ajustadísimo y un vino delicioso que disfrutamos, de Patrick Desplats, uno de mis vignerons preferidos, Vent Y Tourne 2013. Gamay, cabernet sauvignon y pineau d'aunis. Anjou, Loire. (Fotografía de cabecera).

Como anuncian en la pizarra de su fachada, cantina al mediodía, bar de vinos a la tarde noche, brunch los fines de semana. Cocina de temporada.

Coinstot Vino (2ème)


Este bistrot y tienda de vinos me gusta porque se bebe de maravilla, se come muy bien y, además, se encuentra en el Passage Panoramas, un pasaje cubierto de 1799, ya citado por Zola y que siempre forma parte de uno de nuestros paseos por la ciudad, una ruta de pasajes: Galerie Véro-Dodat, las Galeries du Palais Royal (creadas en 1786), la elegante Galerie Vivienne, Passage Choiseul, Passage Panoramas y los pasajes Jouffroy y Verdeau. 

Atendidos perfectamente por Guillaume Dupré, propietario y alma del local, elegimos un vino de Oregón, Mirabai 2013, pinot noir de Kelley Fox. Ganas tenía de probar este vino. Nos encantó. Por cierto, donde bien se bebe bien se come: salade de tomates anciennes, de entrante; pluma de cochon Ibérique y dos de cabillaud, de platos principales; paulova aux fruits de saisons de postre.

Le Clown (11ème)

Local situado a un paso del Cirque d'Hiver. De los mismos propietarios que el restaurante Saturne. Bonitos motivos circenses en la decoración, en paredes y techo.


Magma Rock 2015, gamay de Vincent Marie, domaine No Control en Auvergne. Este fue el vino que elegimos degustar en este restaurante. Optaron por servirlo en decantador. No es la primera vez que lo menciono, Auvergne es una de mis zonas vinícolas preferidas actualmente, en ella destacan numerosos vignerons: Aurélien Lefort, Patrick Bouju, Pierre Beauger, Jean Maupertuis, François Dhumes, Cathérine Dumera et Manuel Duveau, Frédéric Gounan... La lista impresiona.

Los dos platos principales que saboreamos eran exquisitos: Pigeon, myrtille et piment de Gernika y Pithiviers de canard, foie gras et datte (pastel salado).




Biondi (11ème)

En la misma calle que el anteriormente citado, rue Amelot. Se trata del segundo restaurante dirigido por el chef argentino Fernando De Tomaso. Comer en La Pulperia, el primer restaurante abierto, no nos lo perderemos en una próxima visita a esta ciudad. Y es que salimos muy satisfechos de este lugar, donde se come muy bien, y eso que no optamos por la carta sino por el menú del lunes, de precios realmente ridículos en París. Acompañamos la comida con el rosé de grenache, cinsault, carignan y clairette de L'Anglore Tavel 2015, Eric Pfifferling, ¡qué más se puede pedir! Bueno, sí, repetir y probar otros suculentos platos de su cocina. No nos perdimos su pulpo a la brasa de la carta, pero ¡¡queremos más!!



Nuestra experiencia en este restaurante fue muy grata. Una cena exquisita compuesta por un menú degustación no excesivamente largo y una selección de vinos por copas, elegida por el sommelier, muy de nuestro gusto y combinando perfectamente con los platos.


Entre otras copas: Les Grandes Orgues 2013, pinot noir en magnum de Frédéric Gounan, L'Arbre Blanc, Auvergne; Cuvée du Hasard 2011, chardonnay de Labet, el padre, Rotalier, Jura; Les Perles du Mont Blanc 2012, grignet del domaine Belluard, Savoie; Favola 2008, el gran vino de Dario Princic (tocai, chardo, sauvignon, pinot grigio y ribolla gialla en maceración); Cédrat, licor de Laurent Cazottes... Solo de recordarlo salivo. Enhorabuena a los sommeliers Jules Chatillon y Beatriz.


Y entre los platos elaborados por el chef Iñaki Azpitarte y su equipo: Amuse Bouches; Raie, manzanilla, navet; Daurade Royale; Canard de Rouen y dos postres.

A dos pasos de este restaurante está Le Dauphin, también del mismo propietario. Local que visitaremos pronto. Y justo entre ambos La Cave, donde poder comprar algunas botellas que no abundan, como alguna australiana de Lucy Margaux Vineyards, una de mis bodegas preferidas.



Durante nuestra estancia en París coincidimos con una espectacular muestra de las obras del artista Blase en la elegante Galerie Vivienne. Exposición ya finalizada en fecha de esta publicación, pero en cualquier caso os recomiendo aprovechar futuras exposiciones de este artista, en esta galería o en otros lugares.

Su obra se basa en la restauración de antiguos cuadros añadiéndoles su visión personal con toques contemporáneos.


 Nothingman (2016)


 Les métiers oubliés (2016) www.blasepheme.com


Hasta el 5 de febrero se puede disfrutar en este museo de las obras de Alberto Giacometti y el malagueño Pablo Picasso, una exposición que muestra cierta relación entre ambos creadores. Y aprovechar para visitar una vez más la colección permanente del museo, legado del pintor, y también los cuadros que formaban parte de la colección particular del artista, cuadros de sus amigos: Henri Matisse, Paul Cézanne, Renoir, Gauguin...


Homme qui marche II (1960), Alberto Giacometti
L'Ombre (1953), Pablo Picasso


Portrait de Marie-Thérèse (1937)

Tengo algunas cosas más que contar. Seguimos...

Vicente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comments are moderated and will not appear until the author have approved them.