Blog de un aficionado al vino. Un paseo simple a través de mis aficiones, un punto de vista personal en un instante determinado. Siempre dispuesto a aprender, disfrutar y compartir.

lunes, 19 de diciembre de 2016

París: Achille, Amarante, Le Verre Volé...



Me gusta mucho visitar París. Uno de los principales motivos, que no el único, es su oferta de vinos naturales, extraordinaria. Su variedad cultural es otra de las causas. 

De cualquier forma, nunca paso sed en esta ciudad, he aquí porqué:

Achille (11ème arrondissement)

Iniciamos nuestro recorrido por París cenando en este pequeño restaurante, se trata del nuevo proyecto de Pierre Jancou, abierto este año, en julio (recordemos su trabajo en La Crèmerie, Racines, Vivant, Heimat...).

Bien atendidos por la sommelière Justine Loiseau, saludamos al chef Svante Forstop, a quien conocemos de su anterior etapa en Vivant Cave. Dos excelentes fichajes para este bistrot.

Ostras al horno con puerro gratinado, de primero, dorada con salsa de mantequilla, sauce au beurre, como plato principal, y fromages au lait cru de postre, fue nuestra elección para una cena muy agradable. Buena música, boleros de fondo, y una interesante selección de vinos entre los que destacan los de Auvernia, Patrick Bouju, Pierre Beauger... Una zona donde encuentro muchos de los vinos que me encantan. También disponen de referencias de otras regiones y algunos italianos.

Elegimos una botella de Catherine Dumera y Manuel Duveau, del domaine L'Égrappille, Auvergne, en Puy de Dôme. Sortie nº20 2015, me informan que se trata de colombard y chardonnay en maceración, añadiendo un poco de gamay  pressé. Un vino que acompañó perfectamente los platos, y viceversa. Achille, 43 rue Servant.


Amarante (12ème)

No lejos de la Place de la Bastille y más cerca aún de la Promenade Plantée (uno de mis paseos preferidos), se encuentra este bistrot restaurante del chef Christophe Philippe. Cocina tradicional francesa: pied de cochon desossé et croustillant, pintade de Dorgnone, ris de veau, mousse au chocolat... J'aime bien manger ici!

De la selección de vinos, se nos fueron los ojos hacia uno de François Saint-Lô, los ojos y los sentidos. On l'aime nature! 2013, Saumur, cabernet franc. Joli vin, belle etiquette, sans souffre ajouté. En la etiqueta indica: "L'herbe c'est comme le poil, ça fait mal quand on l'épile".

Por cierto, si os acercáis un domingo por este restaurante, día que permanece abierto, os aconsejo previamente daros una vuelta por el Marché de la Bastille. También cerca, a unos 10 minutos del Amarante está el Marché d'Aligre. Una buena forma de abrir el apetito.



Le Verre Volé (10ème) (Fotografía de cabecera)

Bistrot icono de los vinos naturales. Desde hace más de 15 años. Cyril Bordarier transformó su tienda de vinos ofreciendo la opción de cave à manger. Localizada junto al bonito canal de St. Martin, nos acercamos en esta ocasión un lunes al mediodía, día en el que cierran por descanso la mayor parte de los restaurantes. Sabroso menú del día: Crème de courge (calabaza), ricotta et noix de Pécan; Spaguetti aux escargots d'Ardèche, sauce tomate et chorizo...





Para beber empezamos con un vino de Olivier Cohen, Du Vin pour les Anges 2015, merlot en esta añada. Vin glouglou, vin de soif, del Languedoc.

Bien atendidos por el sommelier, solicitamos a continuación una botella de Valentin Valles, joven vigneron quien además de trabajar con Eric Pfifferling en el domaine l'Anglore realiza por su cuenta una actividad de négoce con sus vinos. Los que he probado hasta ahora me han encantado. En este caso, Rollier 2013, garnacha y syrah. Délicieux!

De las veces que más hemos disfrutado en este lugar. 




Además del bistrot en el distrito 10º y de Le Verre Volé sur Mer en su misma calle, rue Lancry, del que no puedo dar datos pues no lo hemos visitado, tienen dos establecimientos más en el 11ème arrondissement. Bien abastecida de botellas, la Cave Le Verre Volé se encuentra en la animada rue Oberkamph y a la vuelta de la esquina, en la Rue de la Folie Méricourt, tenemos su épicerie.



Un lugar que nos gusta visitar por varios motivos: su selección de quesos, yogures de Bordier, jambon de Bigorre... y mi costumbre de comprar aquí algunas sidras para el apartamento (de Cyril Zangs y de Jacques Perritaz), no vaya a pasar sed. Siempre bien atendidos, actualmente incluso en español, gracias a Sarah, quien lo habla perfectamente. 




Ya lo he comentado en otras ocasiones, me encanta realizar este paseo de unos 4,5 km, recorrido ajardinado sobre una antigua vía férrea elevada que atraviesa el 12º arrondissement desde detrás de la Ópera de la Bastilla hasta el Boulévard Péripherique, dirección Vincennes. Finalizaron su construcción en 1993. Posteriormente, han tenido la misma idea en el barrio de Chelsea en Nueva York, la Hight Line.





Centre Pompidou (4ème arrondissement)

La oferta cultural en París es grandiosa, nosotros coincidimos con varias exposiciones: Rembrandt en el Musée Jacquemart-André (hasta el 23 de enero), Giacometti en el Musée Picasso (hasta el 5 de febrero) y la del artista belga René Magritte en el Centre Pompidou, titulada La Trahison des Images (hasta el próximo 23 de enero). Este museo, abierto al público desde 1977, aparte de por su edificio diseñado por Renzo Piano y Richard Rogers, destaca por sus importantes exposiciones temporales y también por su colección permanente: obras de Matisse, Juan Gris, Kandinski, Picasso, Sonia Delaunay, Mondrian...


Ceci n'est pas une pipe (1929)

Seguiremos comentando nuestra última estancia en París.
Hasta luego

Vicente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comments are moderated and will not appear until the author have approved them.