Blog de un aficionado al vino. Un paseo simple a través de mis aficiones, un punto de vista personal en un instante determinado. Siempre dispuesto a aprender, disfrutar y compartir.

martes, 12 de enero de 2016

Mi selección de doce vinos disfrutados en 2015



El 2015 ha sido un año fructífero, en viajes y en recuerdos. Nuestro recorrido por el Valle del Loira y nuestras estancias en Madrid, Londres y París, son vivencias que no olvidaremos mi pareja y yo, y menos si hay un vino relacionado con cada uno de los momentos disfrutados. El vino no sirve para olvidar, sino para recordar. Y eso es lo que acostumbramos a hacer cada enero, recordar los buenos momentos y los mejores vinos que hemos disfrutado.

He aquí mis 12 vinos seleccionados entre los muchos bebidos en ese 2015 recién terminado, el orden es simplemente cronológico:

1.- Melon le Rouge-queue 2011, Philippe Bornard

Variedad blanca que recibe este nombre debido al color rojo de su tallo, algunos elaboradores la consideran muy cercana a la chardonnay. 

Los vinos de Philippe Bornard me gustan bastante, desde sus pétillants a su vino dulce Vin de Pagaille. Esta botella llevaba dentro un vino redondo, equilibrado. De los mejores que he probado de este vigneron del Jura, afincado en Pupillin, junto a Arbois. Comprado online en Petites Caves, una de las tiendas donde suelo encargar vinos.

2.- Champagne Substance, Anselme Selosse

Los vinos de esta bodega son como el grial en Champagne. Cada vez que abrimos uno es muy fácil incluirlo en cualquier selección de los vinos del año. De Substance se elaboran únicamente 3000 unidades al año. Chardonnay de Avize, proviene de una solera de 1986. Anselme Selosse es un enamorado de la tierra y los vinos de Jerez.

El degüelle de esta botella es de 2007. Sí, 8 años antes de abrirlo. Se trata de un champagne de reclinatorio, un fuera de serie. Compartido entre 4 amigos locos del vino en la Taberna Laredo en Madrid, mi restaurante preferido de la ciudad.

3.- Racines  Blanc LT 11, Claude Courtois

Decía que el orden de esta relación de vinos es meramente cronológico, pero si fuera enumerada por gusto bien podría esta botella encabezar la docena de vinos. Disfrutado cenando en Tours, en L'Hédoniste, con la mejor compañía del mundo y en víspera de nuestra visita a la familia Courtois. Floral, silex, piedra de río, oleoso... Complejidad a cada sorbo. Consta de varias variedades, chardonnay, sauvignon y unas 9 ó 10 más.

La visita a Les Cailloux du Paradis y conocer a Etienne y Claude Courtois era una ilusión que tenía desde hacía años. Una experiecia muy grata compartir vinos y charlar con ellos.

4.- Dense avec Un Tranche 2011, Philippe Jambon y Benoît Camus

La mejor gamay probada hasta la fecha o, quién sabe, tal vez fuera el momento. En cualquier caso, inolvidable. Floral, frutal, notas de naranja sanguina, sedoso... Una selección de Philippe Jambon, elaborado por Benoît Camus. Una añada que me gusta mucho en Beaujolais.

Degustado en Brighton, en el restaurante-bistrot Plateau, en una escapada desde Londres. También aquí compramos el siguiente vino que comento.

5.- Gris Noir LT 13, Domaine Lucci

¡Qué maravilla! Un descubrimiento para mí esta bodega australiana instalada en Adelaide Hills, Lucy and Margaux, regentada por Anton van Klopper. La variedad de este vino  es la pinot gris. Macera un tiempo en sus pieles (skin contact) y nos da sensaciones entre un orange wine y un rosado. Fresco como para beber a tragos, y seguir buscando vinos de este elaborador. 

6.- Novello 2013, Tom Shobbroock

Otro de los elaboradores australianos cuyos vinos me entusiasman. Instalado en Barossa Valley. De esta botella, aún no sé de qué variedad o variedades se trata. ¿Sangiovese tal vez? Qué importa. Un vino precioso, al abrirlo y olerlo se diría que estábamos en medio de un campo de flores. Vertical, fresco y largo.

Disfrutada en The Remedy, uno de los wine bars de Londres más interesantes. A los pocos días conocimos a Tom Shobbroock en la RAW, la importante feria internacional de vinos naturales. Nos resultó un tío muy simpático y, lo más importante, sus vinos, emocionantes, salvajes, jugosos, distintos.

7.- Clos Rougeard 2006, Foucault

La cabernet franc del Loira se está convirtiendo en una de las variedades que más alegrías me da, sobre todo bebiendo los vinos de Gérard Marula, pura fruta, el cabernet L'Incrédule de Didier Chaffardon, personalidad a rebosar, o este de los hermanos Foucault, en cuyas manos la cabernet franc es sinónimo de elegancia. Desgraciadamente, uno de los dos hermanos, Charly, ha fallecido recientemente.


Lo abrimos en Valencia, en una reunión de grandes amigos. Con notas animales al principio, no quisimos airearlo, se abrió en copa mostrando su complejidad, frutos rojos, matices terrosos, tanino elegante, acidez extraordinaria... Se acabó rápidamente. Por cierto, en esta ocasión acompañó deliciosamente un tumbet, el plato mallorquín.

8.- Cette fois je crois que j'ai une idée de nom pour cette cuvée... Lot 12, Pierre Beauger 

Un OVNI tras otro son cada uno de los vinos que hemos disfrutado de este vigneron de Auvergne. Sus sauvignon blanc o esta pinot gris, de la que parece tener cierta idea para darle un nombre, son una fantasía. Disfrutado con mi pareja, al igual que tantos otros vinos, en el restaurante Le 6 Paul Bert en París. En mis anotaciones del momento leo: vino inusual, indescriptible, maravilloso. No ha sido el último vino que hemos probado de Pierre Beauger, pero sí sigo sorprendiéndome. OVNI: objeto vinícola no identificable.

9.- Épona 2013, Patrick Desplats

París, bonita tienda de vinos, caviste especializado en vino natural, quesos de leche cruda, pan artesanal, sardinas de añada, mantequilla también de leche cruda, atención amable y esta botella del Loira, chenin 85% y pinot d'aunis 15%, otro vinazo sans sulfites ajoutés. París. ¡Qué más pedir!


Patrick Desplats, Pat, trabajó anteriormente junto a Sébastien Dervieux, Babass. Hoy en día, desde Anjou y por separado, siguen sin utilizar ni un miligramo de SO2.

10.- Isidore L09, Didier Chaffardon

Mi pareja y yo somos fans de los vinos de Chaffardon. Desde que los probamos en el viaje por el Loira y en concreto en uno de mis rincones preferidos, Les Becs à Vin, el bar de Orleans, pruebo todas las botellas que encuentro: MM2, Douze heures Angevignes, Les Écoliers, L'Ailé Faon Rose d'un Jour...

Isidore 2009 la compré en París, en la tienda Crus et Découvertes, era la última botella que les quedaba. Una suerte probar Isidore, la cuvée insignia de la casa, con unos añitos: meloso, fruta madura dulce, acidez que compensa, notas semejantes a pera, manzana, membrillo, miel, cera, riquísimo en boca. Una chenin grandiosa. A los dos días, en una última copa, siguió espectacular.

11.- Tavel Vintage 2011, L'Anglore, Éric Pfifferling

Sirva este delicioso rosé para recordar las numerosas botellas de este vigneron que hemos bebido durante el 2015: Chemin de la Brune, Véjade, Nulle part ailleurs, Lirac, Terre d'ombre y también Venskab, la elaboración compartida con Nicolas Renaud.

Hacía dos años que guardaba esta botella, a ver qué tal resultaba. La conclusión es que todavía ganó con el tiempo: flores, rosas y claveles, frutos rojos, notas cítricas, refrescante, percibimos ligeros especiados, recuerda a un caramelo de fresa, de miel. Un vino criado en foudres con aproximadamente un 60% de grénache, 20% de cinsault y el resto carignan y uva blanca clairette. El viñedo es cultivado en complantación.

12.- Les Manyes 2009, Terroir al Límit

"Laurel, comino, lavanda, pétalos de rosas, finos especiados, frutillos rojos, elegancia, suavidad, seducción... Grace Kelly, Rita Hayworth, una femme fatale". ¿La mejor garnacha que se elabora en España? - Es probable, al menos a nosotros es la que más nos ha gustado de todas las que hemos probado.

Como veis, en esta lista del año no puedo dejar de nombrar esta botella disfrutada en Cal Compte, Torroja del Priorat, en un fin de semana entre amigos igual de apasionados por los vinos.

Buenos recuerdos acumulamos en este 2015. Viajes, encuentros, visitas y también pedagógicas catas en las que he tenido la suerte de participar, como la de las botellas viejas de Jerez, con Álvaro Girón, o la cata de los vinos seleccionados por Andrés Conde, sin olvidarme de una de las ferias más importantes a la que se puede acudir, la RAW.

Un año en el que en mi copa ha abundado el vino natural. Y que siga.

Vicente

Enlaces relacionados:

Hablando de vinos con...

2 comentarios:

  1. Coincidimos en tres, pero hemos bebido juntos unos cuantos más. Eso me gusta mucho ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí, unos cuantos más. Y los que caerán.

      Eliminar

Comments are moderated and will not appear until the author have approved them.